Madrugada

Y en el frío de madrugada en los tiempos de antes, el concierto natural de los cantores alados, anunciaban el nuevo día de entre el nublado rocio y la caricia del viento frío, ahora sólo escucho el crujir de las máquinas, el grito de las gentes que afanadas van por seguir sobreviviendo, y ya no hay concierto…solo caos y desconcierto…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s