Ay, amor, qué bonita está la mañana.

Ay amor, qué bonita está la mañana;
de entre tanta flor, amor, eres la rosa perfumada,
de su olor tu aliento, de su color tu cara.
Ay amor, cálida flor germinada otra mañana;
prendidas tus raíces en la simiente de mi pecho,
regados tus frágiles pétalos con mis llantos.
Protegida de los extraños fríos por mis besos,
vives lozana en la rosaleda de mi mente.
Ay amor, qué bonita está la mañana.
¿Recuerdas? De la historia nuestra no contada.
¿Cuántos albores con el riesgo de marchitarsen?
¿Cuántos ocasos fríos y oscuros de muerte?
Y ¿Cuántos amor, otros tantos desenlaces?
Amor, amor, abre tus labios pétalos
y embriágame con el nectar de tus besos,
con el aroma inmaculado de tu carne
y envuélveme en el suave y cálido abrazo
de tus dedos tallos, de tus rosas manos.

Inédito de José Rocha (Colombia)

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s