Belleza sin contexto: Katalina

Primera parte: Un historia por WhatsApp.

Estamos acostumbrados a que los post en cualquier Blog sean cortos y precisos, poco tediosos al leerse, pero en esta sección de Belleza sin contexto, vamos a extendernos un poco y te invitamos a que lo leas hasta el final. Son historias de vida que merecen la pena leer, ya que te prometo que te dejaran valiosas enseñanzas; con el hecho de estar leyendo aprovechas el valioso tesoro que pasa sin espera: El tiempo y por respeto, de una manera u otra escuchas a la persona que me brindo esta historia para que tú la leyeras.

Dimos un abrebocas de la vida de Sara Katalina Castro, en un post anterior: Crónica La Retaguardia, ahora de manera muy cordial esta bella chica transgénero colombiana empieza a contarnos su historia, desde que tenía uso de razón como ella misma lo dice. Por cuestiones de distancia y tiempo, decidió ella empezar a contarme su historia por medio de Audios en WhatsApp, una novedosa forma de brindarme lo necesario para escribirles esta Crónica que espero les guste.

img-20171129-wa0047-2087315471.jpg

Desde que tenía uso de razón, siempre me gusto jugar con muñecas, nada que ver con carritos o cosas de niño y mi grupo de amigos siempre fue conformado por niñas. A la edad de 7 años mi mamà me llevo a cuidar a lo que empezaba a ser un Jardín de niños, donde solo habíamos cinco. La razón: mis padres trabajaban sin descanso y me tenían que dejar cuidando en algún lugar donde fuera económico y además porque era muy traviesa en ese tiempo de niñez. A razón de esto la señora que me cuidaba salía a hacer sus quehaceres y me dejaba con su hijo, el cual en repetidas ocasiones abusaba de mí. A parte de eso tenía que vivir con el alcoholismo de mi papa y las palizas que le daba a mi mama. Por miedo, algun tiempo no hable de las violaciones en mi casa, temía la reacción de mi papa, que era muy violento.

WEB20SEPTI0_MED

A raíz de esto mi mamà con su sexto sentido empezó a notar que estaba rara, nunca hablaba con niños y varias veces me encontró poniéndome su ropa interior y sus tacones, ella pensaba que era un trastorno de la cabeza y por ello me llevó varias veces a secciones con un psicólogo. Pasó el tiempo y ya a la edad de 13 años pude desahogarme de ese tormento, logre contarle a mamá de la violación por una semana que marcó en definitiva mi vida y ella que aún mantenía la esperanza que fuera hombrecito, lloraba sin entender lo que sucedía en mí. Aún no lograba zafarme de la vida tan miserable que nos hacía vivir mi padre, golpizas, malas palabras, aun mi mamá embarazada de mi hermano, recibía golpes de él y hasta la agredió con agua caliente.

Más que contarles esta historia, quiero que vean lo que hay detrás de muchas personas transgénero, para que antes de juzgar miren que hay detrás de cada una de esas vidas y se den cuenta que no es fácil.

WhatsApp Image 2017-12-11 at 12.12.36 PM (1)

Nada se pudo hacer, cuando se supo lo de la violación, ya había pasado tiempo y en verdad no quisimos volver a tener que ver con ese hombre, que aun veo en la calle y me produce rabia y repudio; pero sin tener la posibilidad de darle su merecido estando en sano juicio. Siguiendo con la historia, mis travesuras a veces pasaron los límites, hasta el punto de hurtarle dinero a mi papá de una bota donde siempre lo guardaba en buenas cantidades, solo para gastarlo con mis amigas en sostenes que usaba debajo de mi ropa de niño. Me aburría que nunca me dejaba estar con ellas en casa, ya que a él no le gustaban las visitas, porque decía que siempre le iban a robar algo.

En el barrio me decían Shakira, ya que siempre me veían bailando detrás de la ventana de mi cuarto, porque corría las cortinas para que me vieran, más que todo los niños. Y allí empezó el infierno del Bullying por mis maneras muy femeninas, al principio me gustaba que me molestaran, porque me hacía sentir lo que quería ser. Esta condición de ser gay, obvio no la podía mostrar en mi casa, el afeminado quedaba afuera y el hombre tenía que entrar al hogar, porque sabía que si mi papá se daba de cuenta me molía a golpes. Todo mundo sabía de mi condición menos él.

WhatsApp Image 2017-12-11 at 12.12.37 PM

Y es cuando comienza el tormento en el colegio, el Bullying era extremo, hasta llegar a romperme el saco del colegio, mis onces y mis cuadernos. Solo tenía dos amigas allí y una en mi cuadra del barrio, cuando nos reunimos éramos muy traviesas, quizás con eso reprimía mucho del dolor que estaba sufriendo, hacíamos cosas malas, como escupirle a la gente desde un segundo piso o pegar chicle en las faldas de las niñas del colegio. Con todo esto personas diferentes a mi familia quisieron ayudarme, hablaban con mi mama y me apadrinaban la manutención, ya que mis padres se separaron por un tiempo a razón de que mi papá se fue con otra señora. Éramos la familia más feliz del barrio, porque ya no estaba mi papá, el cual trate de demandar varias veces pero mi mama lo encubría por miedo, el que tenía un historial muy violento no le importaba nada , en definitiva una persona muy mala que siempre me golpeo mientras estuvo con nosotros.

Pero la dicha no duró, al poco tiempo mi papá volvió, por eso cuando yo tenía más o menos 15 años, me fui de la casa a razón de que como a mi padre no le gustaba que entraran personas extrañas a la casa cierto día mis amigas fueron a hacer tareas aprovechando de que él no estaba, ya que nunca llegaba a almorzar porque mi mama le empacaba el alimento la noche anterior, pero ese día preciso llegó, al ver mi visita, me busco, me hallo en el baño duchándome y sin más me pegó tres patadas en mi entrepierna; ante esto no fui al colegio y me dirigí a denunciarlo. A raíz de esto me tuvieron que buscar una madre sustituta, y di con la mamà de un amigo Gay que le decíamos el gordo, hoy Nicol. Con ese hecho de no estar en mi casa, vivía feliz y tranquila, aunque presintiendo el dolor de mi mamá. Pero aquí empieza el proceso de estrellarme contra la realidad que si pudiera devolver el tiempo, no me hubiera ido de casa, y así mi historia continua…

WhatsApp Image 2017-12-11 at 12.12.37 PM (1)

Gracias por leer…

4 comentarios en “Belleza sin contexto: Katalina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s