Aquí todo también está al revés

Una casa del molino, vestigio del siglo pasado está plagada de buses. Vestida de polvo y olvido apenas vive agonizante.

Un teatro roido por el tiempo, aparentemente renaciendo. Trayendo los ecos moribundos de las funciones de antaño, pero por ahora solo es testigo de la escena diaria de los deambulantes cotidianos.

Y un hospital de faz desvanecida, que en el pasado tuviese magnífica vestidura hoy rasgada sin piedad por el viento y el agua. Se reciste a caer con la esperanza de renacer, allí solloza aún el recinto donde vieron la primera y la última luz muchas almas.

Definitivamente todo está al revés, lo que debería ser un monumento histórico preservado, hoy son sitios desechados, cuna de ratas e inundados de miados. Y las moles insípidas se levantan como elefantes blancos que crecen inchados de descarada corrupción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s