Nos mataron al soldado

Hoy en Mujeres de Plomo, el escritor colombiano Pablo Emilio Beltrán Bejarano, nos vuelve a sorprender con la sencillez y la agudeza de sus escritos. Nos trae una escena trágicamente cotidiana de uno de los bandos involucrados en el insensato conflicto que cambió de máscara.

Son los pobres los que sufren las bajas, nunca los mandos de los entes enfrentados se ven a afectados en cuanto a su vida e integridad.

Este texto de hecho forma parte de su libro Dos aves y lo escribió, inspirado en una fotografía que le remitió hace tiempo un sub oficial retirado del ejército colombiano que es poeta, el Sargento Primero Julio César Ardila.

Fue una noche oscura de un día que no quiero recordar, de un mes que se me olvidó y de un año que se perdió; mientras hacía la guardia en su puesto de centinela.

Sonó un disparo seco que vino de muy lejos, una llama centelleó el aire cortado con un cuchillo de muerte que cruzó raudo el espacio, sin apenas dar tiempo de nada.

Se desplomó de un solo golpe cayendo de espalda al piso mientras su rostro y cerebro eran un solo amasijo de sangre y muerte feroz junto al cráneo vacío.

Nos mataron un soldado, y vi a mi lanza en suelo tendido cuan largo era, murió en posición de firmes y junto a su cuerpo tendido como testigo inerte el fiel Galil SR-71.

Mi cabo en acto de rabia hizo cuatro disparos al aire más por despedir al difunto, que por hacer blanco seguro en el cobarde que huía luego de haber matado a mansalva a una esperanza de vida.

Mi sargento apretó los puños y los labios en un gesto de ira contenida, aunque no pudo contener las dos gruesas lágrimas que rodaban por sus mejillas de ébano duro.

Ay, callo la selva, los sapos en sus charcos hicieron silencio de miedo, las alimañas nocturnas callaron en su murmullo, mientras el viento corría en un helado silencio.

Un cortejo avanza, cuatro soldados portan el féretro cubierto con la bandera, más atrás mi sargento consuela a la dolorida madre que ve partir su esperanza en un cajón de caoba.

Pablo Emilio Beltrán Bejarano
Anuncios

Un comentario en “Nos mataron al soldado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s