Quisiera morir hoy

Foto: Eliana Castillo

Quisiera morir hoy, para darme cuenta que pasaría…

Los centenares de condolencias aduladoras, inundarian las redes y las llamadas tormentosas a mis padres y hermanos. Los emoticones de caras tristes tapizarian un estadio completo y sería el titular en la mente de la gente por un día.

Personas que en vida me esquivaban en las calles y que a pesar de conocerme no me brindaban un mísero saludo, porque estaban inmersas en su mezquino mundo, hoy estarían muy de cerca a la envoltura de mi anterior existencia.

Los diarios y la gente especularian, ese hombre nunca iba a la iglesia, estaba alejado de Dios, no estaba conectado con el espíritu del universo por eso hizo lo que hizo o que cobarde no fue capaz de seguir viviendo.

Y aquí alrededor de mi féretro vería caras nunca antes vistas, todo lo bueno que nunca me dijeron en vida lo publicarían por doquier, ningún valiente se atrevería a hablar mal de mi como antes lo hacían.

De los 600 amigos en Facebook y de los casi 100 contactos en Whatsapp, la mitad apenas me había visto, por hay con 50 me hablaba y tan solo con 5 éramos amigos. Ahora me acompañarían casi todos en este efímero instante en que les llamé la atención y mi existencia ya no estaría para disfrutar de su fugaz compañía.

Siempre estuve sólo y ahora dentro de este cajón todos se hallarían, con sus miradas indolentes, curiosas, indiferentes y tristes que serían testigos de mi pálido e inerte rostro.

Hubiera sido el árbol, el edificio, el cuchillo o el tarro del veneno mis últimos acompañantes, el aliento de la parca el último olor persibido y la indiferencia de todos lo último que vería.

Valiente quizás sería, no hubiera soportado está fastidiosa hipocresía. No sabía que era tan bueno, ¿ por qué me juzgaron entonces tanto en vida?, no sabía que tenía tantos amigos y tanta familia, entonces, ¿por qué no me acompañaron en mi prolongada soledad y en las despiadadas tristezas ?.

Tal vez muchos no aguantan la responsabilidad inmerecida que se nos otorgó por parte del Hacedor, y esa encomienda que en realidad no fuimos capaces de cumplir, realmente la hicimos mal y nuestra existencia parece no valer la pena.

Desesperación (Penny Dreadful) – Óleo sobre lienzo.

Pero yo quería viajar antes de tiempo y tendría todo el derecho. Por eso les pediría que no guardarán luto y se ahorraran sus condolencias, porque no hubiera sido una tragedia, es el paso hacia otra existencia, quizás iré a nacer alli en la primavera que siempre anhelaba o más allá de las estrellas donde seres patéticos como los humanos no existieran o simplemente hubieran evolucionado lo suficiente para ser verdaderos seres superiores.

Eso sucedería talvez, si muriese hoy, me daría cuenta de tantas cosas, que más bien prefiero seguir viviendo para tratar de cambiar en algo este locuaz teatro.

Alegrense de estar viviendo y admiren con respeto a los que ya no están, porque partieron con o sin voluntad, dejándonos estelas de recuerdos y enseñanzas que quedarán impresos en unos y en otros serán efímeros como el mismo tiempo.

Christian Casbaker, tributo a M.C.L q.e.p.d

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s