Diario epistolar I

de otro mundo

Querida ilusión dormida

Pequeña eras con esos maravillosos ojos vivaces, eras capullo inmaculado que crecía. Sin darse cuenta tu piel trigueña se torno vivaz y aromática cual rosa o tulipán floreciente, tus labios rojos adornaban esa juventud manifiesta en el alma de tu sonora sonrisa.

Tanta palabra adornada para decirte lo bella que estas  , pero si no fuera por la luz que irradia tus actos y actitudes diarias, no merecieras tantos elogios, que nacen al pensarte en este limbo de la vida diaria. Apareces después del sueño y sois aun mas brillante que cuanto te adornas, porque así es la flor del campo, natural e indomable.

Pero aun es una utopía tenerte en mi jardín, porque los tiempos son adversos y los vientos están en contra. Pero cada vez que visito tus praderas tu aroma llega a avivar mi descolorido momento, tan solo cerca a ti,  hallo la esperanza del esperar sin prisa y avivar con pequeños riegos el sentimiento que trae el aire en su canto. Tímida e indiferente te encuentras viviendo tu tiempo, mientras yo soy un testigo mudo que solo te anhela en el silencio de mis cavilaciones, mientras las tormentas purifican el camino y hagan realidad mi mas bella utopía : Tu.

PD: Solo existe un confidente de esto, mi Diario Epistolar. Así que el secreto que no sé si es vuestro, mio o de los dos esta a salvo, solo tres sabemos que te quiero…

 

Emmanuel Renkat

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s