Diario batallar

Tantas vicisitudes y peripecias gratuitas,

costosas en tiempo y tranquilidad,

dádivas no queridas, sustantivos de la inexperiencia,

las decisiones cojas y los pensamientos siniestros.

Aveces me quedo en el camino

lejos del destino que aguarda

con solo el recurso de moverme por si mismo

solo con la compañía encendida de las luces celestiales

y las pocas almas que gustan apurar acompañando mis pasos.

Llego al fin con la frente empapada,

las piernas adoloridas como seda roída

y la bitácora llena de enseñanzas.

Satisfecho del diario batallar una vez mas duermo,

con el ansia de despertar mañana.

 

Christian Casbaker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s