Malos pensamientos

No son de afanarse, ni para flagelarse.

Es nuestra naturaleza incierta susurrando y el ego vociferando.

Es el anhelo insatisfecho de tener el control, la soñada omnipresencia.

El pensar los puede hacer ciertos o en su alquimia los invierte.

Se puede experimentar abrazar al que antes se quería matar o cambiar velos de lujuria por trajes de alegoría.

Germina un alivio, se deja un desconcierto. Algo inimaginable entre tanta crueldad y locura.

Lo que puede nacer de un mal pensamiento…

Christian E. Castiblanco, Poemas pa’ pensar 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s