Poesía sin egos

Generosa nace sin raza, ni nación y anónima.

Crece amplia para llamarse Todo,

aprende a hablar todos los idiomas.

Enciende su lámpara en todo camino, sin importar el andar.

Sin prejuicios y miramientos, ofrece su alquimia de versos

a quien tenga sed y hambre.

Es el alma misma del universo, humilde decifra el silencio,

para contarle secretos tímidos a los oídos marchitados.

Da vista a los ojos ciegos y sabor a lo insipido de la vida,

pone a andar paralíticas esperanzas.

Es principio y fin del aliento que da sentido a este teatro insensato, aparente.

Egos al fin vencidos al alba de versos inmortales.

Christian E. Castiblanco, Muerte al silencio 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s