Versos improvisados

El firmamento se deshace en infinitas lágrimas, el gigante amonado se resiste a ocultarse,
el verdor humedecido decora el paisaje.
La abuela arriando vacas ante la escena sentencia:
«Lloviendo y haciendo sol, son las gracias del señor»
Dos sucesos en un mismo cielo, dos premisas ciertas: la lluvia es al sol como el sol es a la lluvia, para que crezca cualquier cosa que tenga vida.

Christian E. Castiblanco.

Foto: Acacias y eucaliptos, El Rodeo,La Calera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s