Mujeres Versos, el diario de Tatik

Tatik Carrión desde Colombia, desata en el viento un vuelo poético de tiernas nostalgias, una alegoría a la tragedia de la lucha contra la corriente, alas infinitas que dejaron rastro en el aire de los días. Un paraíso de versos donde danzan mujeres deshojadas y melancólicas que se levantan a pesar de las heridas. Un triste cotidiano que se desvanece en sus versos emplumados…

Bienvenid@s al diario de Tatik

Incendio de Mayo

Desde la ventana,

la fugaz mirada de mi hermano,

advierte las llamas tibias del atardecer.

Contemplo el pájaro esquivo,

el árbol que se mece con el viento y mi corazón,

incendio de mayo late entre las ramas.

El amor

Nadie puede lanzarles,

ni la primera ni la última piedra;

solo ellos,

los ausentes compañeros

saben que hablo

en el idioma de los pájaros.

Siguen juntos

pero ninguno ha regresado

desde que se fue,

perdidos se siguen encontrando

en los libros que comparten,

en la cama que ya no les pertenece.

Se anochecen,

se suceden,

se escriben sin correspondencia.

Lo único que los junta es el tiempo en que fueron otros,

y el plazo aplazable

de las esperanzas muertas.

Ambos fueron delirio,

aves en contracorriente,

voces de su propio sueño,

fueron condenas dulces y,

piel sobre papel.

Nadie puede lanzarles la primera piedra ni la última,

porque la edificación de su amor,

siempre estuvo en el aire.

Extravío

Arrojo palabras al cielo que se vuelven pájaros.

Presagio colores

y ellos,

se tiñen de amaneceres

                                      y tormentas.

En el paraíso de mis memorias

posándose sobre las breves angustias

de este territorio olvidado;

viajan hacia otras orillas

donde la herrumbre no sabe a pérdida.

Proclamo palabras en las tristes horas de este rostro,

ave que recorre los cielos

en busca

                de mi extraviado canto.

Tiempo

La mujer fue cayendo como un atardecer.

Lentamente,

los pájaros alzaron el vuelo.

 Caer después del beso, de la espera y la distancia,

volverse ocre, gris

y después silencio.

Los pájaros en sus cantos

convocan la llovizna.

La mujer cayendo ya no piensa en el regreso

ni en la cruel sentencia del tiempo.

Domingos

El domingo pasa lento y despiadado,

cantando tristezas,

llevando y trayendo silencios.

Frío y sin lluvia

gris distante,

solitario para quienes siempre hemos sabido abrazar ausencias.

Se impone sutilmente

con los gritos de los niños que juegan en la calle,

con las horas de rostros repetidos.

Empieza a morir la tarde

y las nubes cubren la desnudez del cielo.

Así son los ocasos de este cuerpo

que se extiende y se olvida de sí mismo.

Este domingo duele y ya vienen los otros domingos,

se anuncian

                     en mi tierra baldía.

Tatik Carrión

Edición y recopilación: Christian E. Castiblanco

8 comentarios en “Mujeres Versos, el diario de Tatik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s