Cuarentena

Desnudas, desoladas las calles,

muda la selva de asfalto enlutado.

Alegres sus pocos brotes verdes,

destilan mugre al rocío inesperado.

Caricia de la niebla matinal.

Festivo el rio danza, a la ausencia de podredumbre,

ya no le invade a raudales nauseabundos.

Y los crímenes ya no se hinchan a su regazo.

Alegres los mares, visten de nuevo cristalinos,

sus costas no son perturbadas.

Sus verdaderos amos vuelven, a la acuosa morada.

Tristes las gentes desafanadas,

prisioneros anhelantes de bullicio.

Conectados banales son presa de la locura inútil,

de la desesperanza taimada y el tedio inocuo.

Desbordante de risa anda la Tierra,

sin sus verdugos andando erguidos.

Vuelve a brotar como escollo mutilado.

Cuarentena, cual felices haces,

a los que nadan en contra de la normalidad.

Pares criaturas virginales, que con letras hablan,

inmortalizados en las generaciones germinantes.

Christian E. Castiblanco, Voces de resiliencia 2020

Un comentario en “Cuarentena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s