Mujeres Versos, el diario de Diana Carolina

Diana Carolina González Escobar desde la Atenas Suramericana, Bogotá. Nos trae monumentos de versos que edifican bustos heridos por los desengaños, reconstruye heridas del alma con el ungüento de su poesía. Una poética que palpita y vive en su sangre que tiñe de color la amarga escena, palabras que son de mujer, voz fémina que rebosa en ecos interminables… inmortales. Paradojas de la vida que cantan victorias tras morir ayeres y quereres…susurros del tiempo que muere al paso de los días pero que su poesía resucita.

Bienvenid@s al diario de Diana Carolina

INFIERNO ÁRTICO

“You don’t know how hearts burn

For love that cannot live

 yet never dies”

Blues Popular

No puedo entrar en tu casa de niebla

pasillo sin lámparas

senderos de árboles viejos

existencia en un planeta de hielo

Mi espada

atascada en un pedazo de tronco

se adhiere a la obstinación del autoengaño

buscar astillas que no sirvieron al fuego

fue la derrota de mi última batalla

La niebla deja gotas

llora mis lágrimas

una mentira glacial quema

las manos que empuñan mi alma

Desconcierta

tu voz repitiendo mi nombre

su eco retumba en la nieve

el temblor de la traición

trae su saludo con la avalancha

Si mi espada no se libera

seré escarcha pegada a la corteza

mi cuerpo cristal helado

fertilizará tu infierno.

ELECTROCARDIOGRAMA

Poética diagnóstica

En la línea que describe el ritmo

que desciende de súbito en la arritmia

asciende en la endorfina

oscila tenue en la calma

retrata los saltos variables

la puñalada invisible

la vena sangrante

la pupila dilatada en la excitación

la taquicardia de la ansiedad

En esa línea

                         vive la poesía

MUJERES EN LAS NUBES

Devenir vergüenza

Mecerse en el fresco de la tarde

distraída ver la forma nebulosa del cielo

mujeres misteriosas se dibujan

me miran con interrogantes

escupen sobre los mangos verdes

imprecaciones con mi nombre

la brisa las lleva las trae

las multiplica

regresan en el eco de las montañas

a golpearme en el puñetazo del viento

a escupirme en la saliva de la lluvia

me patean en la tierra que se levanta

y entra a manotazos por mi boca

Todas las soledades de mi alma

maldicen mi ingenuidad

13 DE JULIO DE 1985

Devenir Cristo – Leopardo

Libélulas de acero serpentean los Alpes

un espectáculo de músculo y sudor

desfila en el verano francés

Un caballito del diablo escapa

en la fuga se estrella con el asfalto

las manchas de sangre renacen en coraje

Saint – Etiene contiene el suspiro

mientras huesos de aire cruzan la meta

un Cristo crucificado

                          levanta sus brazos en victoria

SEGUNDERO

El silencio lo ocupa todo

ocupa el ruido del reloj ansioso

que no puede detenerse

el odioso zumbido

de la sangre hirviendo

y su tintineo en el lagrimal

ocupa las risas de la mesa

susurra

entre rendijas

el ronquido de la cama fría

el llanto en compresas

las horas atornilladas

los días que siguen de largo

el silencio que no se va

DIANA CAROLINA GONZÁLEZ ESCOBAR (Bogotá, 1982)

4 comentarios en “Mujeres Versos, el diario de Diana Carolina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s