Varones Versos, la bitácora de Edgardo

Edgardo Villarreal desde la ciudad de México, México, al son de un compás poético sin igual, adorna el ascenso al más allá, alegoría a la parca que aparece inmaculada entre tanta belleza natural. Bella dependencia son sus versos, enaltecen el amor que le complementa, un universo de dos entre mil estrellas. El ancia de la libertad más allá de lo cotidiano, llegar a la cúspide sin dejar la sencillez…elevarse a lo más alto sin temor. Constrastes y paradojas de una dualidad impredecible, un divagar entre sombras y luces que delatan un mar de sentimientos. Y remata con una obra maestra a la superficialidad del hoy, de manera mordaz desnuda la falsa felicidad que nos venden en las pantallas y condena lo melifluo de la huerta moderna.

Bienvenid@s a la bitácora de Edgardo

Seppuku

Pálida luz invernal,
nieve que cae.
Pristino manto,
blanco y brillante
que roza el horizonte.
Viento sibilante,
sopla helado,
trae el mensaje
del final,
de mi final.
Mis pisadas
se hunden
y rompen.
Árboles desnudos.
La liebre salta.
El león ruge.
La grulla emprende el vuelo.
El tigre se agazapa.
Soy el último hijo del cielo.
El dragón supremo.
No veré más
el cerezo florecer.
Mi corazón se acelera.
El honor llama.
Yergo la cabeza.
Afronto mi destino.
Manos firmes,
mirada serena.
El acero brilla.
Frío metal
que se hunde en mi vientre.
Rápido y certero corte
sobre mi cuello.
Antes de la oscuridad
el carmesí
que pinta la nieve.
Mácula sobre la pureza.
Viento sibilante
sopla helado,
susurra
su despedida…
… en el ocaso de mi vida
la belleza eterna.

Cuando tú…

Cuando tú me besas, yo te muerdo.
Cuando tú me acaricias, yo te aprieto.
Cuando tú me miras, yo te sueño.
Cuando tú me hablas, yo te canto.
Cuando tú me suspiras, yo te aspiro.
Cuando tú me sonríes, yo te río.
Cuando tú me deseas, yo te poseo.
Cuando tú me olvidas, yo te añoro.
Cuando tú existes, yo muero.
Cuando estamos juntos es como estar en ninguna parte porque el mundo se reduce a tu presencia. Me robas el aliento y la esencia. Eres como una bruja que me ha hechizado para no saber de nadie más que de ti.
Cuando me llevas lejos no quiero volver porque estar allá contigo a solas es como estar en medio del universo. Sólo tú y yo y el brillo de millones de estrellas. Eres como un poema que me roba el alma cuando escucho los versos de tu esencia.
Cuando no estás desespero porque tu presencia se ha vuelto como una droga que se inyecta directamente en mis venas. Tan adictiva eres; tu voz, tus labios, tus caricias, tu cuerpo, tu sexo. Eres como el mismo aire que necesito para vivir.
Cuando tú eres no hay nada más.

Hasta tocar el sol

Construí unas alas,
unas alas de madera,
para lejos volar,
muy alto,
hasta ese lugar
donde nace el sol.
Me aterra ese primer salto
porque nunca aprendí
los cielos surcar.
Demasiado tiempo atado al suelo
mis pies han enraizado.
Construí unas alas,
unas alas de madera,
para echarme al viento
y volar veloz.
Llegar tan alto
y tan lejos
como para tocar el sol.
Debajo mío
miro el vasto mundo
y me lamento
de lo que nunca antes vi.
Construí unas alas,
unas alas de madera
para sentir la libertad,
libertad de pensamiento,
espíritu
y acción.
Ya he despegado
y no sé si quiero regresar.
Sentir de nuevo la tierra
no volverá a ser igual.
Construí unas alas,
unas alas de madera,
y las coloqué en mi espalda
para llegar a donde nace sol.
Volar hasta alcanzarlo,
hasta tocarlo,
porque no temo más
quemarme al intentarlo.

(gris) Soy

La lluvia cae y borra mis facciones,
soy un ente perdido en la desesperanza.
La tormenta es un reflejo de mi alma,
cae y empapa.
El limbo es mi camino,
viajo hacia la nada, desde la nada, a través de la nada.
Asoma la luz y observo mi sombra
que me devora.
Piso sobre fango
que succiona cada uno de mis pasos.
Me encorvo, me reduzco,
¿quién soy?
Soy una sonrisa torcida,
una caricia fría,
un “te quiero” vacío.
Pero también soy pasión
que se desborda y arrasa.
Extraigo mis entrañas,
rompo las barreras.
Mis vísceras hablan
de amor, odio, tristeza y soledad.
Soy todo y nada,
llanto, melancolía, risa y euforia.
El ciclo me es ajeno,
tener vida, dar vida, perder la vida.
Encontraré mis sueños
esparcidos entre el polvo.
Soplará el viento
para llevarme lejos.
Sol eclipsado,
primavera convertida en invierno.
Soy caos y orden,
manías y escándalo.
Soy a quien miras,
a quien escuchas
y deseas.
El relámpago plateado
que rompe los cielos
y deslumbra un segundo.
Soy un fantasma
que ronda por casas viejas,
que se posa al pie de tu cama,
que respira sobre tu hombro.
Soy un sin sentido
como estas líneas.
Soy de quien me quiera tomar,
de quien me quiera escuchar,
de quien me quiera leer.
Soy un todo en la nada,
la más diminuta de las partículas.
Soy el abismo más negro
y la cima que roza las estrellas.
Divagaciones de un necio,
genialidades absurdas.

… nada

Se inmortalizan momentos vacíos,
se sonríe ante la estupidez,
se busca el reconocimiento a través de lo irreconocible.
Antes éramos algo…
Banalidad.
Ignorancia.
Indiferencia.
Arrogancia.
No hay más abrazos que estrujan,
no hay más lágrimas sinceras,
no hay más momentos guardados en la memoria,
no hay más naturalidad.
Poses que distorsionan.
Deseos que mutilan.
Rabia que preña.
Luz artificial que ciega.
Gritos que ensordecen.
Se sufre por no poseer,
se sufre por no rebasar,
se sufre por no deslumbrar.
Anhelos que huelen a podrido.
Ideales que pisotean.
Almas maquilladas.
Sentimientos que se hunden.
Reflejo en el espejo que muestra la cadavérica imagen de la decadencia, de lo que se deja de ser por buscar un tesoro compuesto de baratijas, de trozos de cristal líquido que proyectan un sin fin de esculturas de botox.
Copulación en ultra alta definición.
Micro universos de siete pulgadas.
Vanagloria en el excremento.
Mientras se busca el momento perfecto se pierde el fugaz instante de la verdadera belleza.
Se idealiza al plástico,
se adoran dioses retocados,
se entonan himnos degradantes.
Vicios que engrandecen el físico.
Suicidio masivo del pensamiento.
… ahora somos nada.

Edgardo Villareal, México http://edgardus.home.blog/

Edición y recopilación: Christian E. Castiblanco, Colombia.

10 comentarios en “Varones Versos, la bitácora de Edgardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s