Mujeres Versos, el diario de Karla

Karla Jazmín Arango desde la ciudad de la eterna primavera: Medellín en Colombia fluye con una poesía sencillamente hermosa, natural y sublime que destila en sus mágicas aguas toda tristeza. Es una bella alegoría a la naturaleza, su canto magistral embellece aún más los paisajes. Su poética desnuda las vendas y te susurra que el sol no se puede tapar con un dedo. Danzan sus letras al son del amor libre sin ataduras, la magia de la pasión sin restricciones. Describe la escena noctámbula en un pequeño suspiro de un fuerte anhelo que quiere florecer a la vista sideral.

Bienevid@s al diario de Karla

Intuición de humedad

Siempre fui yo lo que se esconde
detrás de la tormenta.
La paz y la guerra parpadeando
en el ojo del huracán.

Siempre fui yo esto que se derrama
se convierte en río
en mar
en gota a gota…

Siempre fui yo,
la que cedí la voz al agua
y decidí cuando mirar la lluvia por la ventana
cuando cerrar la cortina
o cuando entrar desnuda al temporal.

Palabra en estado
líquido
sólido
y gaseoso,
intuición de humedad.

Estaciones

Escribo
para honrar la flor
y el árbol desnudo,
para sostener por un instante
la gota entre mis manos
y dejarle todas las estaciones al verso.

Realidades

No te engañes niña,
no puedes huir de ella,
ni internándote en los libros,
ni en las máscaras de la apariencia,
ni siquiera en los efluvios envolventes del amor.

No puedes esconderte,
la realidad
huele tu miedo,
sabe que estás jugando con ella,
te rodea sin que te des cuenta,
y llega de la nada a despertarte,
vestida de domingo,
con la contundencia
de una noche de lluvia cualquiera.

De amantes y otras excentricidades

Te siento desde el fondo
de lo que siempre he querido ser.
Rasgas la tarde con tu guitarra,
y mis versos ansiosos
no se conforman con la espalda,
tengo alas de la cabeza a los pies.

En realidad, no importa
cuántas han tocado tu cuerpo,
yo quiero llegar hasta tu alma.

No le niegues la piel al instante,
no desbordes palabras donde no cabe el mañana,
regálame el cálculo absoluto
de los relojes rotos.

Dicen que hay que hundirse para emerger,
Impulsa tu ascenso,
Tocando mi fondo.

Noche

La noche
es una espina luminosa
atravesada en el pecho de aquel
que tiene tanto por decir
y al final
se queda sin palabras.

Karla Jazmín Arango, Medellín Colombia

Edición y recopilación: Christian E. Castiblanco, Colombia

6 comentarios en “Mujeres Versos, el diario de Karla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s