El origen de la fé

Vencida al fin por las circunstancias que ella misma propició, con la orgullosa determinación de hacer su voluntad, entendió que algo más allá de su comprensión decide su propósito. Ante la escena matutina que antes ignoraba, desnudó su alma y le dejo sus preocupaciones al viento que le susurraba que todo estaría bien…desde ese momento tuvo fe y paciencia.

Christian E. Castiblanco, Mínimo Cuento.

3 comentarios en “El origen de la fé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s