La cura a la inhumanidad

Retumban los tambores de los ayeres inconclusos, la voz de los silenciados declama:

Contra el sistema impuesto se alzan buscándole solución a lo que agobia la civilización,

que la codicia, que el egoísmo, la falta de perdón y la sobrepoblación,

nada dará solución inmediata sino se se empieza a cambiar desde lo mínimo.

Entre tantas cosas eso decían los vencidos, los ignorados, los silenciados: La solución está en la Simpleza…

Ser como las demás seres vivos, vivir en armonía con la madre que nos sustenta, tomar lo necesario, vivir con lo suficiente.

Quizás perdonar y aliviarse de rencores, disfrutar de las cosas simples tangibles que sonríen silenciosas en el hoy,

ser un poco criatura, un poco planta, ellos sin ser tan «inteligentes» en su inocencia y simpleza nos dan profundas lecciones.

En definitiva nuestro sistema fracasó y está destinado a autodestruirse, solo es cuestión de tiempo,

los que sobrevivan deben aprender de los errores cometidos, empezar de la mano de ese Equilibrio que lo sustenta todo,

borrarse de la mente que somos la cúspide de las especies y creer que somos parte de un Todo que marcha en una sinergia perfecta.

¡Ahí!, está la cura: caer, levantarse sin antes vencer los egos, con el genuino arrepentimiento latente y empezar desde la Simpleza…ser verdaderamente un Ser Humano.

Christian E Castiblanco, Muerte al silencio.

3 comentarios en “La cura a la inhumanidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s