Dulce venganza

Querido(a)

Sin resentimientos, pero quiero que te lleves clavado en el pecho algo de este dolor que me dejaste,
almenos un poco para que vivas, pero conmigo en el pensamiento así sea en un rinconcito…
Para cuando estés junto a su lado tu conciencia me rememore casi sin pensarlo y me compare sin querer con cada instante que vivas de su mano.
Aún te quiero, sin tenerte porque el hacerlo es volver a caer en el abismo en el que me dejaste y del cual casi no salgo. Y dirás ¿porqué aún te quiero?, por qué fuiste lo primero que amé, el primer beso sincero…la primera traición sin anestesia. Me moldeaste con caricias y golpes para ser la mejor versión de si, en un hoy sin tus cadenas y con la satisfacción silenciosa de que vives algo de lo oscuro que me diste, sin quererlo con mi última sonrisa hacia ti caiste en el hoyo que tú mismo hiciste por mucho tiempo y sinceramente no debo ni quiero sacarte.

Adiós, hasta nunca.

Christian E Castiblanco, Desamor y enemistad

2 comentarios en “Dulce venganza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s