Cavilaciones

La fractura del ser humano surgió cuando cierto día nació el ego que por cierto hacía sentir muy bien a quien lo ostentaba pero era un placer efímero y vacío a largo plazo…

Hace que nos sintamos orgullosos de nuestras profesiones y logros, hasta el punto que a veces miramos de reojo a quien consideramos inferior:

Pero una profesión no determina a una persona ni aún lo que posee. Lo que nos define es lo que podemos dar como seres humanos a nuestros semejantes y a la naturaleza que nos sustenta.

Ganar y ser mejor cada día, trabajar hasta quedar exhaustos por cosas que algún día no servirán, se dañaran o serán obsoletas:

Nadie es mejor que nadie, cada cual tiene una particularidad y un talento único, querer poseer más de lo necesario es una esclavitud autoimpuesta, que normalmente se llama deuda.

El ego es una forma de miedo a perder lo que se tiene y a sentirse menor que lo demás, es eso que nos hizo olvidar nuestro verdadero propósito:

Nada nos pertenece, llegamos a este mundo sin nada y nos iremos igual. La esencia está en compartir lo que se tiene, retribuir al ciclo vital de la existencia y desapegarse de lo material para volver al origen que olvidamos.

Cavilando estoy, mientras descubro el motivo de mis desdichas y contemplando el paraíso que me rodea, encuentro el propósito de mis dias: Escribir. ¿Y cuál es tu propósito más allá del ego que nos enseñaron a tener?

Christian E Castiblanco, 2020

Un comentario en “Cavilaciones

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s