El diario de las flores

Sus pétalos susurran la esencia de la eternidad, no mueren se desvisten una y otra vez para dar fruto, después semilla y al final caer al útero térreo para volver a nacer…
Olores y sabores en polvo de sus entrañas, mínimos destellos de la divinidad creadora vuelan acunados por el viento, van deleitando los olfatos desprevenidos.
Decoran radiantes las ramas palpitantes de savia, ojos de pístilos que parecen mirar el horizonte insondable
Su Néctar, dulce espíritu que atrae a sus aposentos a ánimas voladoras, una danza de alas que llevan por doquier áureas partículas que siembran vida.

» La poesía se halla en un eterno susurro diario, a espera de ser escuchado por oídos ligeros de egolatría que los convierten en trazos entendibles para las almas humanas»

Christopher Cástibar

Un comentario en “El diario de las flores

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s