La vida

Siendo
El espíritu de la vida
El suceso más bello
De la existencia,
Nunca será
Un suceso mayor
Que el ocurrido
Cuando se desató
La misma existencia.

La existencia
Fue constituída
Antes de la vida,
Y la sumatoria
De muchas vidas
-y de muchas cosas
Sin espíritu que
Tienen otra vida-,
Forjaron la inmensa
Y preciosa juventud
De la existencia,
Que es incansable
Y atrevida.

La existencia
Es una línea recta
Que no ha cesado
De crecer ni contiene
Alguna grieta.
En cambio la vida,
Es una llama
Que la apaga
El viento
Y vuelve y se enciende
Para dar calor
Y fulgor
A una existencia,
Que por sola
Y por sombría,
Se convirtió
En extraña mujer
Que hoy se ve
Lejana y fría.

Existen las rocas,
Los ríos y los mares,
Y existen los hongos,
La montaña y la explanada;
Existe la aurora boreal
Y la sutil neblina,
Y existe también
-como mensaje celeste-,
El albedo incidente
De la luna,
Que siendo
Bello y musical,
Al final
Tampoco es nada.

Algunos pocos
Que existen,
Gozan del espíritu
De la vida
Que al final
Tampoco es nada.
Pues todos juntos
-unos y otros-,
No somos más
Que procurantes
De la existencia,
Unos errantes del camino
Con la vida
Y otros errantes del camino
Con la nada.

Pero, en lo que dije
De la nada,
Se oculta jugando
Una falsedad que viene
Como sombra
Encapuchada,
Pues en la nada
Es donde duerme
El Espíritu de Dios
Que regenera
Y devuelve
De la garganta del abismo,
Todas las vidas
Y las cosas,
Que en el cansancio
De la existencia
Fueron desechadas.

La existencia
No es bella,
Porque bella
Es la vida
Que ondea la esperanza
Como las velas
De un barco;
La belleza de la vida
Se reconoce
Contra la existencia,
Y ésta, sabiéndolo
No detuvo
Ni aplacó su ansiedad,
Porque sabe
Que hija
De la sabiduría es,
Y sabe, además,
Que muchos de los que
Navegan con la vida,
No tiene una madre
Como ella,
Y que llorando
Vienen y van,
Y que ni las lágrimas
Ni el rocío
Menguarán su densidad
Ni ondularán
Su esplendor,
Porque en el Universo
Ya se sabe
-con dolor-,
Que la intención
Primordial de la Creación
No fue el despliegue evidente
De la vida por la vida,
Sino, la manifestación
Eterna y sublime
Del amor.

La existencia
Se reconoce
Como única y cierta
Opositora
Del olvido y de la nada.
Pero verdad también
Es decir,
Que a la sabiduría
La amamantó
El lenguaje.
Un lenguaje de
Tres palabras
-generadoras e increadas-,
Que brotaron de
La boca del Altísimo,
Guardadas en un cofre
De sonidos nebulosos,
Dejado en el Abufaife,
Que al abrirlo
La curiosa oscuridad
Pudo leer,
Enceguecida y asombrada:
¡hágase la luz!
Y la luz antes
Del inmediato se hizo,
Declarando a la oscuridad
Como su eterna perseguida,
Y aunque la oscuridad
Nunca deje ver su silueta
Ensombrecida,
Ya sabemos que vive
Eternamente triste,
Silenciosa y desolada.

Después de esto
Podemos decir,
Que todo cuanto
Existe es ser
Y que todo ser
Que aloje a la vida
En su conjunto
Se ha de llamar
Ser vivo.
Porque hay cosas
Y seres que existen
Solo en potencia,
Y estas viven
En la existencia de la fe,
Pues, de todas
Las cosas creadas,
Algunas aún no existen,
Pero existirán después
En este mundo tangible,
Porque en la existencia
De la fe,
La posibilidad de existir
Es un decreto infalible.

El lenguaje de
Los hombres
Puede crear mundos subjetivos.
Estos no ocupan
Un espacio nuevo
Ni tienen lugar
En la existencia,
Porque residen en
La vida de los seres,
Y la vida de los seres
Ya reside a su vez,
En las entrañas
De sangre
De la vital existencia.

Todas las vidas
Que se acaban,
Que transmutan,
Que se van,
No han hecho
Daño a la existencia;
Y en los seres
Que no son humanos,
Siempre prevalece
A la vida de sí,
La vida de la especie,
Y a la vida de
La especie le prevalece
Como un continente
El hecho cierto
De la existencia,
Donde solo se puede
Decir que se es y se está,
Si se está viviendo
En el suceso vivo principal
Que es la existencia.

Es entonces
La existencia
Una especia
De multivida
Sin parangón,
Que traspasa
La misma vida.
La existencia
Un día la dio
Dios
En su Absoluta
Inmanencia.
Por ello
No es bueno decir
Que se existe
En esta vida,
Sino decir
De este modo:
Que se vive
En esta existencia.

POESÍA TEÓRICA
Alexánder Granada Restrepo
(lascaravanasdematusalem@hotmail.com)
Colombia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s