Crónica del desamor VI

VI. Borrando tus sombras

Surcando las calles levito con el viento, la brisa acaricia mi rostro trayendo en su regazo un centenar de aromas florales, pedacitos de estrellas que decoran las casas. En la lejanía veo desapareciendo como nubarrones en verano el aliento de tu recuerdo.

Un recuerdo que es efímero, que ya no duele tanto, va quedando en la burbuja del tiempo y se eleve por los aires del olvido. El único rastro de ese ayer fue la enseñanza de vivir con pasión y locura las mieles del amor, desembocando como rio enfurecido las mil y un sensaciones que ese sintiempo me dejó… toqué el cielo y caí a los infiernos pero eso me ha hecho roca indestructible.

Al paso de los soles me aferro a la hazaña de seguir borrando tus sombras, pintar cada día con las cascadas de lágrimas que me purifican y me hacen amar mi fiel soledad.

Idea original: Nancy Arévalo, Colombia.

Edición: Christian E Castiblanco, Letrologias

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s