Poesía y resistencia, Utopías ciertas

Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a 100 años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra.  
Gabriel García Márquez, 1982
Foto de Quang Nguyen Vinh

El olor a la libertad

Se desgrana el cielo en furia acuosa, condensa los olores del campo que danzan al viento con su mejor aliento, lejos está el hedor a muerte de antaño, sepultado por las verdes fragancias que se tiñen del almizcle de la tierra mojada.

Aún persiste en los aires de la jungla asfáltica la dulzona fragancia de los perfumes baratos, la tentación olfativa de una arepa con huevo o el nauseabundo olor de la agonía del río que lleva a cuestas despojos citadinos.

A pesar del irónico contraste ya no me pesan las cadenas en los brazos, resucitó la fé al inhalar la esperanza de un nuevo día, el olor a la libertad se esparce por doquier como el humo de las bombas que solo está en el sepulcro de mi memoria.

Christopher Cástibar

Foto de Engin Akyurt

¡Fundir todas
Las armas
Que aniquilan!
Y moldearlas
En arados
Y tractores
Brillen las dulces
Cerezas
Y no la sangre
Inocente
En hedores
Llénense de pan
Y trigo las
Bodegas
Y no las
Morgues
Que fortalecen
A las bolsas
De valores
Ondeén limpias
Las mantas
De funcionales
Hospitales
Para parturientas
Y no rojos harapos
De la guerra
Madre de
Criaturas
Hambrientas.

Rolando Espinosa

Foto de Zaur Ibrahimov

Soñar una vida que se parezca a
Un hermoso poema.
No a una escaramuza grotesca.
Una vida cómo un poema
Al que no le sobra ni le falta nada.
Que no termina
Demasiado temprano,
ni demasiado tarde.
Un vida pequeña y única
Un original que no tiene copia
Una vida precisa y sublime
Como la música de la lluvia
O
Como la humildad de un labrador.
Un poema que adquiera su Fulgor
Cuando termina.

Ivan Beltrán

Foto de Aziz Acharki

Hijos de la guerra

Se callaron los fusiles y los estruendos de la barbarie se fundieron en la melodía de un nuevo comienzo.

Aún persiste como un lejano lucero titilante esa memoria vestida de negro que se llevó entre sus fauces hermanos de los bandos enfrentados,

hoy con el dolor aún sanando, las semillas de aquella tormenta empiezan a germinar enraizando una nueva historia. Aquella tragedia que deshizo las esperanzas, solo es un triste recuerdo que ya no erosiona éstas nuevas tierras.

Ya caminan y tienen voz propia, fueron engendrados por la guerra pero su rumbo dista de sus fines, ahora serán los descendientes de los que cayeron y en ellos se levantaron de nuevo los sueños que aún creen ser cumplidos…

Getsaí Salvatierra

Foto de Neil Thomas
Anuncio publicitario

4 comentarios en “Poesía y resistencia, Utopías ciertas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s