El origen de la angustia

Aún espero en la bruma de los días, con mi corazón deshecho, el aire cundido de trinos, ese mismo que me trae despojos de las carencias. Al borde del barranco de mis lamentos, sostengo el hilo efímero de los días… se abre una puerta más allá de lo entendible…se anuncia en una tonada melancólica el … Continúa leyendo El origen de la angustia