Amigos no esclavos

Sonríe desde las tinieblas el hermano perdido, susurrando iniquidad a los oídos distraídos. Aquel él de ojos entristecidos contempla la maldad sin tregua, aún así llora por misericordia. Dá la mano sin mirar a quien, cura a los perversos y le habla a la multitud muda inconsciente... Sembró y se alzaron templos torcidos, decorados de … Continúa leyendo Amigos no esclavos